Encapsulados y chips al servicio de la biomedicina

BiomedicinaLa empresa Mypa, el grupo GEMM de la Universidad de Zaragoza y Eber sMedical lideran el proyecto.

Los fabricantes de moldes no trabajan solo para la industria sino que están despuntando también en el campo de la biomedicina. Es el caso de Mypa –empresa perteneciente al grupo industrial Onda que integra a Inymon, 6Sigma e IS Trading– que ha desarrollado un proyecto de innovación, en colaboración con la UniversidaddeZaragoza y Ebers Medical Technology, para fabricar encapsulados de plástico por inyección con unos chips en su interior para microfluidos que sirven para realizar pruebas médicas en laboratorios «Esas pruebas antes se hacían en recipientes de metal o sinterizado (compactado metálico). El plástico es mucho más barato y es desechable », explica AitorAguilar, responsable de Moldes en Mypa. Además, «los conductos del molde son de tamaño mínimo, de una décima o menos, que es lo que requiere el cultivo de tejidos».

«Llevamos dos años desde 2011 trabajando con la Universidad de Zaragoza en el desarrollo de estos moldes específicos para biomedicina y los va a comercializar Ebers Medical», explicaAguilar. «Todos ganamos. No es una innovación que se quede ahí en el cajón sino que gracias a la Universidad y a Ebers, hemos podido desarrollar este molde muy específico y ponerlo en el mercado».

Pedro Moreo, director general de Ebers Medical Technology, asegura que «lo que se ha buscado en esta investigación es reproducir en el interior de este chip, fabricado por inyección, las condiciones que una célula experimenta en el organismo ». Las ventajas para el usuario son principalmente de ahorro de costes, indica, ya que «hacerlo por inyección es mucho más barato que por fotolitografía o micro mecanizado que es como se hacía hasta ahora». Y, apunta Moreo, «no solo el material sino el proceso es muchomásbarato,ya quepor los sistemas que he mencionado se hacían series muy cortas o prototipos. Y ahora hablamos de producción industrial».La escala muy reducida en la que se hacen estos chips hace difícil fabricarlos y por eso, la inyección es una ventaja competitiva muy importante. La industria farmacéutica y los centros de investigación son los principales destinatarios de estos nuevos chips que saldrán a la venta en junio y por los que ya hay clientes interesados, según Moreo.

El investigador Luis Fernández, del grupo GEMM de la Universidad de Zaragoza, recuerda que el proyecto empezó en 2012 dentro del plan nacional para el desarrollo de sistemas avanzados de cultivo celular in-vitro(Cellmicrocart).  «Desde GEMM desarrollamos sistemas microfluídicos para cultivo celular, es decir, chips donde hay canales muy pequeños por donde metemos células y les aplicamos el paso de líquidos a una velocidad muy pequeña. Lo que se
pretende es reproducir en este chip las condiciones a las que las células se enfrentan cuando están en un organismo vivo». En cuanto a cómo han gestado el producto, Fernández explica que «una vez GEMM desarrolló el prototipo y se patentó en 2011, se buscaron empresas interesadas en fabricarlo en masa para su industrialización. Ebers está negociando actualmente la licencia para la explotación de dicha patente. Y Mypa, concluye, ha ayudado a diseñar las piezas para que sean fácilmente fabricables reduciendo su coste y convirtiéndolas en un producto comercialmente provechoso». «Mypa será el proveedor de piezas para que Ebers las monte y comercialice».

[Noticia completa - Fuente Heraldo de Aragón.]

Deja un comentario