Inymon se traslada a Malpica en una apuesta por crecer y diversificarse

La inversión en llevar toda la maquinaria y adecuar las naves que antes ocupó Fujikura sumará más de 700.000 euros

ZARAGOZA. Para crecer y ganar en competitividad hay que invertir. Eso lo saben bien algunas pymes como Inymon (InyeccionesMontañana), que decidió hace unos meses cambiar de ubicación. Tras fabricar componentes para electrodomésticos durante 16 años en la avenida de la Industria de Montañana, pared con pared con BSH(del que son proveedores), se trasladarán en mes y medio al polígono de Malpica, concretamente a las naves de producción que hasta hace unos años ocupaba Fujikura (antigua ACE).

h1«No paramos la producción. Empezamos el traslado a principios de este mes y lo vamos a completar a finales de abril. Lo hemos planificado todo al detalle para no dejar de atender ni un solo pedido. Son ya cinco las máquinas que tenemos en las nuevas instalaciones y apartir de ahora iremos a razón de una por semana porque nos queda mover

las más grandes con un peso de hasta 75 toneladas», explica Germán Aguilar hijo, director comercial de esta empresa

familiar que puso en marcha su padre junto a otros socios, pero cuyas riendas llevan en solitario desde enero de 2012. Inymon está integrada en el grupo empresarial Mypa (Moldes y Plásticos de Aragón), creado en 1996 y del que forman parte otras dos empresas: 6sigma automatización e IS Trading.

Aunque la familia Aguilar –el padre es el director general del grupo Mypa– sabe que la apuesta es arriesgada y el traslado les supondrá una inversión superior a los 700.000 euros, Germán hijo asegura que «este era el momento tanto a nivel empresarial como familiar» para hacerlo.

h2

«Tenemos obligación de ser cada día más competitivos y eso pasa por estar en unas instalaciones adecuadas. En Montañana, habíamos alcanzado el techo de capacidad productiva. No podíamos crecer. Somos básicamente una empresa
monocliente, pero nuestra apuesta pasa por diversificar y llegar a más sectores que el de la línea blanca. Y eso, aquí, era inviable. Tampoco nos permitía abordar mejoras en procesos y costes».
Germán Aguilar padre ha llevado todo el peso del traslado y Germán hijo se encarga de gestionar el complejo día a día. El objetivo es claro: «Crecer con nuestro cliente actual, BSH, y abrirnos a otros sectores como la automoción ». Aguilar reconoce que han visto muchas naves antes de decidirse por las de Malpica. «Elegimos estas porque reúnen todo lo necesario para ser una nave de inyección. Por debajo tienen un foso para el aprovisionamiento de las materias primas y la conexión de todo el cableado».
El 30 de abril será el último día para Inymon en Montañana. El traslado ha requerido realizar una gran planificación en logística. «Hay que estar en dos sitios a la vez y sin parar la producción, así que ha habido que desdoblar al personal y calcular muy bien los procesos», explica Aguilar. Pero el esfuerzo merecerá la pena, asegura el director comercial de Inymon porque en Malpica realizarán toda la fabricación en una sola planta y ganarán en espacio. En Montañana tenían unos 4.000 metros cuadrados y en Malpica contarán con 6.000. Además la zona de inyección y el almacén estarán separados para una mayor eficiencia y operatividad. Inymon, con una producción de
unos 10 millones de piezas al año, facturó 10.900.000 euros en 2013. Su apuesta de crecimiento pasa por incrementarla un 30% en los dos próximos años. «Vamos a mejorar en competitividad, costes e imagen», indica Aguilar. Algo que sumado a que «2015 sea un buen año, pese a que este siga un poco ralentizada la actividad industrial,
nos hace confiar en que nuestra decisión ha sido la adecuada».
Junto con la diversificación, la internacionalización es clave para Inymon. «Las piezas que hacemos para BSH van a Alemania, Polonia, Turquía e Italia». También, muchos de los moldes que fabrica Mypa se van a mercados de fuera como Brasil, México, Chile o Tailandia . En total, el grupo empresarial Mypa factura 14 millones de euros y cuenta con una plantilla de 108 personas (66 de ellas en Inymon). Aguilar explica que la ampliación de las instalaciones, de momento, no se traducirá en nuevas contrataciones,
pero a medida que surjan nuevos proyectos sí podría darse un aumento de personal. «Esta inversión es a largo plazo. Necesitaremos varios años para amortizarla. Pero había que hacerlo. O das un paso hacia adelante o te quedas a la deriva», concluye.
M. LLORENTE

Noticia Completa

Fuente Heraldo de Aragón.

Deja un comentario